25/06/2016 – Encuentro en Hernando

Convocatoria

InvitacionSabado25

Encuentro

Día lluvioso, mucho frio. La lluvia aumenta y el frio no cesa. Pero nosotros, de la mano del compromiso y del placer de poder compartir este encuentro nos preparamos sin dejarnos intimidar por las condiciones climáticas, ni por el barro en las calles de tierra, ya que nuestro corcel, “Rocinante”, está siempre en condiciones óptimas para deslizarse por todo terreno.

El reloj marca las quince y treinta, hora de partir  para ultimar detalles de este encuentro de charla y debate, sobre “El Libro Del Dolor Referido”.

LibrosAl llegar a La Barra, nuestro lugar de trabajo para el día de hoy, preparamos la música (esta vez Jethro Tull) y el fondo de la pantalla gigante con la imagen de La Iguana Gestión Cultural presidiendo el área de trabajo. Pasaron unos minutos y llegó nuestra primera invitada, Gise, de la ciudad de Rio Tercero, a quien el agua y el frío no habían logrado disminuir sus ganas de venir, ya que ella se había comprometido anteriormente con este valioso proyecto.

Así comenzamos con el trabajo personalizado, tal cual habíamos propuesto, dando apertura a las actividades de la jornada.Personal

Seguimos compartiendo un dialogo desestructurado, intercambiando visiones en busca de los temas clave para el desarrollo del trabajo personal, adquiriendo así, la información de una manera personalizada y abriendo el debate luego entre los presentes.

PublicoLa mesa se agranda con más integrantes. Una verdadera mesa de café para quienes aman el arte literario, el lugar, la música, la lluvia. El tema central: la tecnología y el ser humano. A tan solo quince minutos de haber iniciado la actividad, el objetivo del encuentro ya se estaba cumplido. El debate se amplía: temas generacionales, de educación, el conocimiento de uno mismo, estrategias compartidas desde la experiencia, un ambiente de intercambio intenso y profundo, moderado bajo la responsabilidad de Hugo.

Si bien el encuadre de la actividad es personal, se comparte y se trabaja en conjunto, estimulando el trabajo en equipo, potenciando las relaciones sociales e invitando a acompañar este proceso desde la coherencia, construyendo sobre el conocimiento a través de la práctica que se ve en el accionar de la vida cotidiana.Debate

El público, que estaba conformado por edades y extracciones variadas (profesoras, escritoras, público), le dio a esta actividad vida propia, como lo venimos experimentando en todas nuestras reuniones. También la regionalidad de la convocatoria se hizo notar: Hernando, Rio Tercero, Villa María se hacían presentes en los asistentes.

A las diecisiete y treinta compartimos un video didáctico y reflexivo que solo duró cuatro minutos, pero al terminar, el silencio reflexivo entre los presentes, duró más que el corto. Se abrió así, desde ese silencio y sus reflexiones, el debate final, que fue como si la charla Carashubiera comenzado nuevamente.

Una vez más la visión estructurada, la planificación se vienen abajo. Todo surge de manera natural, humana, vivenciamos el trabajo verdaderamente.  Sin duda ése es claramente, nuestro estilo de trabajo, que ya se ha consolidado: compartir desde la experiencia y el conocimiento para convocar a nuestra humanidad a que se haga presente y recibamos tanto como ofrecemos.

Anuncios